7 jun. 2012

Naranjo de Bulnes


El Picu, Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu.

De entre estas tres denominaciones, la de Picu Urriellu es la más apropiada en respuesta a su ubicación en el Macizo Central, o Los Urrieles, dentro de Picos de Europa (Asturias). Los lugareños, en especial los vecinos del pequeño pueblo de Bulnes, resuelven la disyuntiva con estos versos:

“No me llaméis Naranjo,
pues fruto no puedo dar.
Llamadme Picu Urriellu,
que es mi nombre natural.”

El Urriellu se eleva inconmensurable, hasta orgulloso, cabría decir, sobre una vega, o plataforma, de origen glaciar y, aunque no es el pico más elevado de la Cordillera Cantábrica, sí es el más conocido y reconocible, no solo en el exclusivo mundo de la escalada, ya que su silueta se ha convertido en todo un icono identificador de los Picos de Europa y, por extensión, de Asturias. Principalmente los 550 metros de pared vertical de su cara oeste.

La ruta de ascensión a la Vega de Urriellu (a 1.900 metros de altitud), que nos permite tomar conciencia de su enorme belleza y magnitud, se inicia en el pueblo de Sotres. Hasta aquí hemos llegado en coche y en adelante enfocamos la pista que sale de la carretera en dirección a un grupo de cabañas conocido como Los Invernales del Texu.

Una vez superado este grupo de cabañas, la pista se empina hacia el Collado de Pandébano, donde también cabe dejar el coche, si bien las dificultades se verían acrecentadas dadas las características del terreno, adversas para afrontarlas con un utilitario.

Tras dejar atrás las praderías del Collado de Pandébano, donde disfrutamos de impresionantes vistas de las vecinas cumbres nevadas, llegamos a la Majada de Terenosa e iniciamos el sendero que, en prolongada ascensión, nos conducirá hasta la Vega de Urriellu. En este punto se encuentra el refugio del mismo nombre. 



Nos hallamos ahora en un enclave espectacular, aderezado con hermosas vistas, tanto hacia la montaña como hacia el mar, y desde aquí parten nuevas rutas de gran belleza pero no recomendables para aquellos que no conozcan la zona, salvo que les acompañe alguien conocedor del terreno o un guía.

En cualquier caso, quien se sienta con fuerzas y desee obtener la recompensa de eternizar los inigualables paisajes por medio de la fotografía, deberá tomar el sendero que lleva al refugio de Los Cabrones, ascendiendo durante una hora, aproximadamente, y trepando por La Brecha de los Cazadores.
La Brecha de Los Cazadores

Desde el Diente del Urriellu
Una vez arriba, la panorámica nos compensará de todo esfuerzo por su incomparable belleza; sobre todo al atardecer, cuando predominan ciertos tonos rojizos, fomentados por la caída del sol, que vienen a teñir de mágicas sombras la silueta majestuosa del Urriellu sobre un mar de nubes que se expanden hacia la Sierra del Cuera y el mar Cantábrico.
Atardecer hacia el Mar Cantábrico